Cuando sos la única tica en kilómetros a la redonda

Standard
Compartí este post por:

Facebooktwittergoogle_plusmail

-So, where are you from?

-Costa Rica.

“Aquí vamos de nuevo…”, pienso para mis adoloridos adentros, mientras estoy frente a un médico vietnamita que me va a recetar antibióticos para lo que, felizmente, él cree es solo una infección intestinal después de haber rebotado por dos clínicas y haber recibido un cuasi diagnóstico de apendicitis.

A estas alturas, para ser sincera, no le creo a ningún doctor y, estoicamente, me preparo para mi muerte inminente. Pero no sin antes haber dejado atrás mi legado didáctico asiático: “Ahora viene la explicación sobre que Costa Rica queda en América, pero en Centroamérica, al sur de México, al norte de Panamá, pero que no es Suramérica aunque hablemos español, y voy a tener que sacar el mapa y qué mierda, porque llevo dos noches de no dormir del dolor y para lo que menos estoy es para lecciones de geografía tipo Escuela para todos…”

Ah! Campbell. Football player. Yeah, very famous.

sorpresa !!!!!!!

A partir de este momento, sé que estoy con el médico correcto. ¡Sabe algo de Costa Rica! Tal vez no dónde queda, pero vale picha. ¡Sabe algo! Y si sabe algo, sabe TODO. Así que no me importa lo que me recete. Le creo hasta que me puede curar diciendo tan solo “Levántate y anda”… O mejor: que me puede llevar a alcanzar el Nirvana, meta más acorde con mis actuales latitudes budistas.

¡Salve, oh, Joel Campbell! Los compatriotas que te agradecen haber ayudado a poner a Costa Rica en el mapa te saludamos.

¡Salve, oh, Joel Campbell! Los compatriotas que te agradecemos haber ayudado a poner a Costa Rica en el mapa te saludamos.

Ticos: no somos el centro del universo. ¡Charita!

Desde que salí de Costa Rica, hace casi año y medio, no he visto ni a un solo tico que no sea mi imagen reflejada en el espejo. NI UNO SOLO.

Eso es bastante normal. Conforme uno se va alejando del epicentro criollo, los especímenes comenzamos a escasear. Por lo general, en cualquiera de mis viajes, paso meses y meses y meses hasta que, un buen día, escucho a alguien hablando con esa “r” inconfundible más allá de las voces en mi cabeza. Y entonces mi expresión se repite: sorpresa .

Porque qué pena si esto les hiere el verolís, queridos compatriotas, pero más allá de Paso Canoas, Peñas Blancas y las masas de agua salada que nos rodean, no somos tan famositicos como para ser el centro del universo. Navas no es dios en otras culturas, ni todos saben que tenemos unas playas divinas, ni que el gallo pinto es el papá de todos los platillos.

¡Salve, oh, glorioso gallo pinto! Los compatriotas que llevamos meses de no probarte te saludamos... y te extrañamos en putas.

¡Salve, oh, glorioso gallo pinto! Los compatriotas que llevamos meses de no probarte te saludamos… y te extrañamos en putas.

Pero no se me enojen: ¿cuántos de ustedes se han cruzado en la avenida central, por ejemplo, con un macedonio, con un bruneano o con un birmano? Por eso, ya a estas alturas yo no me enojo cuando en Macedonia, en Brunei o en Myanmar no han entendido qué soy. Entiendo simplemente que, para ellos, soy un elemento exótico.

Y, como elemento exótico, uno a veces sufre. Sufre al tener que cargar un mapa para explicar dónde queda Costa Rica. Sufre porque nadie entiende el significado plurisemántico de “diay” o “pura vida”. Sufre porque… porque…bueno, sigan leyendo para que vean cómo uno sufre.

Algunas experiencias que te pueden pasar siendo el único tico en kilómetros a la redonda

1. Decir con absoluta confianza y naturalidad cuando a uno le preguntan de dónde viene: “I’m from Costa Rica”.  Y escuchar a un desafortunado no-tico exclamar para caerte bien: “Oh! Ricky Martin! Jennifer López!”. O lo que es peor: escuchar a un desafortunadísimo no-tico: “Oh! So you guys are part of USA”.

De feria, últimamente, desde que vine a Asia (aún sigo sin comprender por qué), les ha dado por entender “South Africa” en vez de “Costa Rica”, por lo que Nelson Mandela se ha sumado al elenco de personajes famosos que la gente usa como punto de referencia.

2. Decir con absoluta confianza y naturalidad: “I’m from Costa Rica”. Y escuchar, con esperanza, como respuesta: “Oh! Good coffee” (sonrisa despertándose perezosamente desde la comisura de mis labios), para luego escuchar: “And Pablo Escobar!” (sonrisa cayendo desmayada estrepitosamente para cambiar a la expresión: duh).

3. Explicar dónde queda Costa Rica porque, aparentemente, el concepto de Latinoamérica no parece estar muy difundido más allá de… bueno, de Latinoamérica. Ejemplo:

-So… where is Costa Rica?

In America.

Oh, in United States!

Por las barbas de Abraham Lincoln: Estados Unidos es un país. América es un CONTINENTE. Especialmente, por este tema estoy dispuesta y, es más, diría que ávida de crear todas las situaciones incómodas posibles habidas y por haber, en especial si son ciertos estadounidenses que, con los ojos iluminados por las estrellas y las barras que no les permiten sacar su cabeza más allá de su limitada ventana geográfica, afirman que vienen de America. Es, en ese momento, que se sacan el boleto a la masa continental que hay allá afuera. Ejemplo:

-So, where are you from?

-I am from America.

From America? But… from which country, exactly? Paraguay? Suriname? Grenada?

Y luego me encanta cuando se quedan bateados y dicen:

Ehhhh… Pennsylvania?

¡Salve, oh, sabios que entienden esta elemental diferencia! Los americanos desparramados por el mundo os saludamos.

¡Salve, oh, sabios que entienden esta elemental diferencia! Los americanos desparramados por el mundo os saludamos.

La vara es que esta sí es la cruzada a la que todos los americanos estamos llamados, en especial los centroamericanos, porque no hay manera de que la gente entienda que Central America no es Kansas (hijueputa Mago de Oz que se cagó en todo), ni que tampoco es Suramérica, así hablemos español. Tómenlo en cuenta para con sus deberes geográfico-patrióticos.

4. Peregrinar por embajadas y embajadas gastando harina que uno no tiene en visas. Aunque el pasaporte tico no es de los peores que uno puede tener (tengo un amigo iraquí y créanme: por algún perverso motivo prácticamente el mundo entero conspira para que esas pobres almas no salgan nunca de Irak), tampoco el azul documento con las palabras “República de Costa Rica” en la portada es el mejorcito… ni el más baratico.

Yo, optimistamente cruzando la frontera hacia Zambia.

Yo, optimistamente cruzando la frontera hacia Zambia desde Zimbabwe.

Yo, devolviéndome a Zimbabwe por mi carencia de visa... Larga historia.

Yo, devolviéndome a Zimbabwe por mi carencia de visa… Larga historia.

5. Atrasar a todo el mundo en la fila cuando uno cruza una frontera.

Mae, esa es una parte de las que más me estresa. Miro a todas esas pobres almas en desgracia detrás de mí y pienso para mis adentros: “No saben en la que se embarcaron…”.

Porque yo soy una bomba migratoria en potencia y les tocará esperar, mientras el oficial de migración ve el pasaporte con más escepticismo que pupilas, llama a otro oficial para comprobar si es cierto que Costa Rica existe (o nada más para que se diviertan con el pasaporte exótico del día) o que me pida, de feria, otra identificación para corroborar que mi pasaporte no fue un proyecto de artes plásticas que hice en la escuela.

Lo mismo aplica para trenes o buses, como por ejemplo, cuando en la frontera entre Serbia y Macedonia el tren se atrasó 45 minutos que pasé gozosamente en una oficina migratoria explicando dónde queda Costa Rica y por qué quería visitar Macedonia (al parecer, visitar la ciudad de origen de la Madre Teresa de Calcuta no les pareció piadosamente suficiente).

6. Vivir con el terror de perder el pasaporte, irrecuperable en ciertas latitudes por la carencia de embajadas en kilómetros a la redonda (recuerde: porque, en consonancia, usted es el único tico en kilómetros a la redonda). Digamos que, en mi caso, respiré hondo cuando encontré de nuevo mi pasaporte, luego de imaginarme el cruzar potencialmente 4368 km desde Kashgar (en la frontera china con Kyrgyzstan) hasta Beijing (donde se ubica la embajada tica más próxima) que viene a ser como ir desde San José hasta El Paso, Texas, sin ningún documento de identificación. ¡Tome pal pinto!

7. Explicar que uno está señalando con la barbilla o con la boca cuando tiene las manos ocupadas, y que no es un tic espontáneo, o un gesto residual de la paloma que uno quizás fue en otra vida.

8. Recibir todo tipo de nacionalidades tentativas cuando tratan de adivinar de dónde es uno, pero NUNCA JAMÁS la verdadera. He aquí algunos ejemplos de las mías: mexicana, española, china, japonesa, filipina, coreana, peruana, brasileña, italiana, francesa (sí, francesa, por la bandera, échenle la culpa a Pacífica Fernández, que decidió pegar dos banderas de Francia para hacer una tica), india, nepalí (hay nepalíes que insisten en hablarme en nepalí porque no creen que no soy de Nepal), vietnamita, griega, colombiana, chilena, argentina y turca. En fin, que yo no sabía que podía calzar en tantos lados. Pero el día en que alguien pegue, al primer intento, de dónde soy (sin ser hispanohablante, porque nosotros nos reconocemos por acentos) ME CASO con ese alguien.

9. Escuchar con frecuencia: “You are the first Costa Rican to stay at this hostel”, o “You are the first Costa Rican I’ve ever met”. Diay sí, papillo, ahora échenme en los hombros la responsabilidad de dar la primera buena impresión por 4 millones de hijueputas…

Esta es la entrada a una comunidad de la minoría Miao, ubicada en las montañas de la provincia de Guizhou, en China. Esta comunidad, en particular,  es uno de los pocos grupos minoritarios chinos que ha decidido seguir viviendo en una cueva, a pesar de las casas ofrecidas en ciudades por el gobierno chino. La comunidad tiene escuela, una cancha de basketball y un hostel. Si saben de algún otro costarricense que haya estado aquí, me avisan, porque hasta el momento, creo que fui la primera.

Esta es la entrada a una comunidad de la minoría Miao, ubicada en las montañas de la provincia de Guizhou, en China. Esta comunidad, en particular, es uno de los pocos grupos minoritarios chinos que ha decidido seguir viviendo en una cueva, a pesar de las casas ofrecidas en ciudades por el gobierno chino. La comunidad tiene escuela, una cancha de basketball y un hostel, todo dentro de una cueva gigante. El agua que consumen cae de las rocas superiores de la cueva y fabrican un licor que es algo así como marihuana líquida. Si saben de algún otro costarricense que haya estado aquí, me avisan, porque hasta el momento, creo que fui la primera.

Pero bueno…soy tica

Quienes me conocen (y que incluso han leído quizás algunos de mis artículos un tanto polémicos) saben que yo tengo una relación de amor-odio con Costa Rica y, sobre todo, con San José. Saben que yo, en la vida, he caminado por las calles con una bandera de Costa Rica orgullosamente, a no ser en el desfile del 15 de septiembre cuando estaba en tercer grado porque yo creo, firmemente, que el nacionalismo saca lo peor de la gente. Saben que yo, como todo viajero, sueño con un mundo sin fronteras.

Sin embargo, ME NIEGO ROTUNDAMENTE a decir que vengo de España, de México o de Argentina para hacer la jugada más fácil para mí y evitarme tediosas y didácticas explicaciones, como me ha sugerido mucha gente, que no ven por qué me molesto en explicarle dónde queda Costa Rica al oficial de migración, a la recepcionista del hostal o al chofer del taxi o del rickshaw.

Pero lo hago. Porque, al fin y al cabo, aunque sea una mera casualidad donde uno nace, de los barrios josefinos del sur  provengo. También, por lo mismo, me niego a escribir este blog en castellano neutro, como tantas veces me han sugerido, porque así como nosotros los ticos hemos aprendido lo que significa “pibe”, “güero” y “chévere”, así tendrán que aprender los demás hispanohablantes que es “mae”, “machillo” y “tuanis”.

Por lo tanto, siento que parte de mi misión es que, aunque no aspiro a que todo el mundo sepa la vital importancia de conocer dónde quedan los semáforos de Hatillo para orientarse, al menos quien se cruce en mi camino sepa dónde queda Costa Rica. Es esa mi cruzada geográfica. Y no he usado la palabra “cruzada” por mero capricho alegórico. Es que al chile: es una cruzada.

Los invito entonces, a unirse. Porque afuera, sería tuanis encontrarse por ahí, de manera más frecuente, o al menos de vez en cuando, más gente que diga y, sobre todo sepa, lo que significa “pura vida”.

Costa Rica. De aquí vengo yo. :)

Costa Rica. De aquí vengo yo. 🙂

¿Te gusta el caballito? Entonces aquí abajo hay 3 simples maneras de apoyar a que se siga meciendo. Cualquiera de las tres (o las tres) te la agradeceré de por vida:

1. Seguí el caballito por o por

O también:

2. Si te sentís hiper-buena gente el día de hoy y te sobra al menos un único dólar al mes:


¿No sabés cómo usar PayPal? Hacé clic aquí

3. O también:


Facebook Comments
Compartí este post por:

Facebooktwittergoogle_plusmail

30 Comments

    • ¡Hola Pame! Muchísimas gracias por tus palabras y ahí te queda el blog completamente a tu servicio, jajajaja. ¡Abrazo!

  1. Entretenido !
    Solo que No estoy deacuerdo con el punto #3.

    Los estadounidenses son Americanos.

    El Pais ( al igual que el contiente ) se llama America.

    El nombre completo es Estados Unidos de America ( America pais, no continente ), al igual que Mexico se llama Estados Unidos Mexicanos.

    Por eso, el hecho ( a veces chocante ) que ellos se llamen a si mismos Americanos o que digan que viven en America no tiene nada malo, nosotros somos los que tenemos una percepcion incorrecta, ya que estamos acostumbrados a llamar a los Estados Unidos de America, pues.. Estados Unidos.

    Si bien es cierto geograficamente hay muchos que no saben ni donde estan parados ( y asi hay gente en todo el mundo ) no es incorrecto cuando se hacen llamar Americanos ( por mucho que nos moleste )

    Saludos !

    • ¡Hola Brian! Muchísimas gracias por el mensaje y por el desacuerdo en el punto #3. La cosa es que efectivamente, ellos son americanos. Nadie se los quita. Pero decir que solo son “americanos” cuando en realidad el continente se llama así no es lo suficientemente preciso. Por ejemplo, los centroafricanos o los sudafricanos. Aunque el nombre oficial de sus países es South Africa o Central African Republic, ninguno de ellos se denomina “africanos” y nada más. El hecho de llamarse “americanos” es un término colonialista de los tiempos de antaño, desde las épocas en que se peleaban Cuba con los españoles, desde la guerra fría… en fin, es obsoleto. E incluso confunde a cierta gente que no está tan familiarizada con el término. Por ejemplo, mi novio es de Estados Unidos y se ha topado con gente que cuando él decía “I am from America” (frase que desde que me conoció JAMÁS volvió a utilizar) le preguntaban: “But from South America or North America?” Y, conforme vas viajando, te vas encontrando con estadounidenses mucho más conscientes de al ambigüedad del término y dejan de llamarse “americans”. En fin, no es exactamente incorrecto, pero sí impreciso. Saludos y gracias por el aporte.

      • El problema de que los “gringos” llamen a su pais solo por america es que a los NO Americanos les hace creer que USA es America, y cuando escuchan cualquier referencia a America piensan en USA. Yo soy Hungaro-Tico, y cuando estoy en Hungria, sufro explicando que es Costa Rica, y al igual que Andrea, a la fecha nadie de las personas que me he encontrado fuera de C.R. han sabido lo que es Costa Rica, lo mas que han atinado a decir es Puerto Rico, o, de lo contrario, que somos parte de USA.

        Si se piensa con claridad, cualquier Americano puede decir que es de América, pero, si cualquier americano que no sea de USA lo dice asi, pues, simplemente nadie entenderá de donde es, y, o no te entienden, o dan por un hecho que sos gringo, y va pa la miercoles. Por esta razón, pienso que el punto 3 es muy correcto, y los gringos no deberian llamarse a si mismos Americanos, porque tienden a confundir a los demas, o es que acaso alguien a escuchado alguna vez a una persona decir que es Europeo, o asiatico… en fin, una opinion nada mas, aunque, en realidad dos sumando la de Andrea…

        SALU2

        • ¡Hola Attila! Muchísimas gracias por el comentario. ¡Qué tuanis combinación: húngaro-tico! 🙂
          En fin, hablando de los “americanos” eso es lo que yo les digo también a mis amigos europeos que insisten (sobre todo los españoles, ellos dicen “americanos” sin preocuparse): imagínense si los franceses comenzaran a llamarse a sí mismos “europeos” y entonces los irlandeses, los serbios, los búlgaros y un largo etc. ¿qué son? Ese es el ejemplo que siempre les pongo cuando me toca explicarles. O por ejemplo, los sudafricanos, ellos no se llaman a sí mismos “africanos” tampoco, aunque “África” venga en el nombre oficial de su país. Hay gente que se cansa y los deja que crean que los estadounidenses son los únicos americanos, pero la verdad es que yo creo mucho en el poder de una sola persona, en que si cada quien hace su parte, avanzamos todos juntos. En fin, creo montones en el poder de las pequeñas batallas, por eso no dejo que se me pase NI UNA al momento de explicar que Estados Unidos es tan solo parte de “America”, pero nada más.
          En fin, muchas gracias por tomarte el tiempo de leer el artículo y comentarlo. ¡Muchos saludos! 🙂

          • Decirle a un gringo que TIENE que autodenominarse “estadounidense”, o cualquiera que sea su equivalente en ingles, es como decirle a una persona de Trinidad y Tobago que TIENE que referirse a si mismo como “trinitobaganse”. Que porque “Trinidad” está en el nombre oficial de su país no le da derecho a decirse “trinitense”. (En retrospectiva creo que pude haber terminado mi reply aquí pero bueno… no pasó)

            “imagínense si los franceses comenzaran a llamarse a sí mismos “europeos”” ok listo, no nada tiene de malo, son europeos ¿Y los irlandeses, serbios, búlgaros? También son europeos… y también pueden decirse europeos. Yo soy josefino y costarricense y centroamericano y americano.

            Los sistemas educativos son diferentes en todo el mundo. Preguntale a todas estas personas que conoces en distintos países cuantos continentes hay, te van a contestar diferentes números según de donde sean porque fueron enseñados de formas diferentes (si es que se acuerdan cuantos les enseñaron). Diferente no siempre es equivocado (a veces si :D), muchas de estas personas que te dicen que Costa Rica esta en America del Sur o del Norte lo dicen porque eso les enseñaron en la escuela. Nunca han oído de Centro America porque en sus libros no existía. Hay gente que considera America del Sur y America de Norte como dos continentes.

            Llamarse “american” es solo un gentilicio y al fin al cabo quien los escoge? Creo que tendrían más derecho ellos a pedirnos que no les digamos gringos que nosotros a “prohibirles” que se digan como ellos quieran.

            Si, que digan que son “americans” puede tal ves crear confusion, pero en la mayoría de los casos solo si uno quiere o se quiere confundir. Si un gringo en migración o llamando a un call center pregunta si soy americano, aunque sé que soy americano porque nací en lo que para mi es el continente americano, yo escojo decirle del país que soy precisamente para evitar confusion. No es tan difícil saber a lo que se refiere… Así como sé que lo más probable cuando alguien me dice que es “american” es que sea de Estados Unidos. Para evitar confusiones mejor logremos que se pasen al Sistema Internacional de Medidas primero…

            Estados Unidos no es “tan solo” una parte de America, también es un país donde sus habitantes se refieren a si mismos como “americanos” y como dirían los ciudadanos de ese país del norte, a veces es mejor nada más “agree to disagree”.

            En general disfruto de tu blog y admiro lo que haces porque por más que lo disfrutes no es un estilo de vida fácil.
            Yo llevo 45 países pero recorridos de otra forma, la tuya requiere más “huevos”. Felicidades.

          • ¡Hola, Javier! Muchas gracias por tu comentario, compañero viajero. ¡45 países no es poco! Mis respetos 🙂
            Con lo de lo “trinitense” pues la mera y pura verdad me parece que es una manera de hacerlo más corto, aunque creo que si yo fuera de Trinidad y Tobago y hubiera nacido en Tobago la verdad me molestaría… No sé muy bien qué pensarán ellos al respecto, estuve en Trinidad y Tobago hace ya bastantes años y solo por 2 días. Tendré que volver al país porque me pareció divino y no tuve oportunidad de recorrerlo a mis anchas. De paso les preguntaré. 😉
            Lo que insisto es en que si los estadounidenses se denominan a sí mismos simplemente como “americanos” no es lo suficientemente específico (sin contar que es un término súper colonialista). Así como los sudafricanos y los centroafricanos no se denominan simplemente como “africanos” para referirse a su nacionalidad, no creo que la gente de los Estados Unidos debería hacerlo precisamente porque América no es un país. Sí coincido en que ellos tienen derecho a pedirnos que no les digamos “gringos”, pero en el caso de su nacionalidad me parece que nosotros sí tenemos derecho a frenarlos con sus ganas de autodenominar “América” a su país porque excluyen a 34 naciones con eso.
            Es súper cierto eso de los continentes. Yo antes juraba y rejuraba que eran 6 (América, Asia, Europa, Antártica, África y Oceanía). Sin embargo, escuchando hechos y opiniones, ya a estas alturas me inclino más por creer que son 5 (América, Eurasia, Antártica, África y Oceanía) porque no me queda claro, mucho menos luego de estar en Istanbul, en qué se basan para dividir Europa de Asia.
            En fin, la polémica podría seguir por siempre, forever and ever, pero de mi parte mi cruzada es seguir cambiando esa mentalidad de “american” en todo aquel que se cruce en mi camino y, si no se puede, porque no poseo todas las verdades absolutas, al menos me gusta sembrar la duda y divertirme en el proceso.
            En fin, seguí viajando, conociendo y mochileando este mundo tan tuanis que nos toca recorrer.
            Saludos y mil gracias por leerme. 😉

      • Muy interesante todo…

        Aunque igualmente estoy en desacuerdo con andrea y attila y la verdad no veo para nada malo que se llamen así mismos como americanos porque USA como bien dijo brian se llama igual que el continente lo cual no tiene nada de malo tampoco, entonces en ese caso no deberíamos llamar a los mexicanos así por que el nombre de méxico también lleva estados unidos, doy otro ejemplo, no creo que sea correcto que a costa rica solo se le llamará como república osea no el nombre completo es república de costa rica, entonces no tendría nada de malo que los gringos llamaran a su país solo como américa, o acaso ustedes dicen “ay yo soy de la república de costa rica”.

        El ejemplo que da attila no es valido porque obvio nadie va adecir soy asiatico o europeo porque no hay ningún país que se llame europa o asia, lo único correcto en lo que dices es que cualquier persona de un país que se encuentre en américa puede decir que es americano, siempre y cuando estén preguntando por el continente, no le van a estar preguntando de que país es y dice que es de américa jajajaja.

        Siempre he notado que eso es un complejo de inferioridad que tienen muchos latinos cuando un gringo se hace llamar como americano ya que su país si se llama américa, si igual al continente y lo hacen una tormenta en un vaso de agua como si USA estuviera en otro continente.

        Offtopic: en latinoamerica los centroamericanos no son muy bien vistos contrario a los norteamericanos aunque en norte américa esta méxico que es latino, pero si nos vamos desde la perspectiva de los gringos (en la mayoría de veces no siempre), centroamerica pertenece a norteamerica, solo dividen al continente en dos en suramerica y norteamerica, donde norteamerica y suramerica son divididos por la frontera de colombia y panamá https://en.wikipedia.org/wiki/North_America

        • ¡Hola Adriana!
          Muchas gracias por tu comentario y por contribuir al intercambio de ideas.
          Vieras que en lo de Estados Unidos Mexicanos me parece que tenés un buen punto para ponerle obstáculo a lo de “estadounidenses” como gentilicio exclusivo para los Estados Unidos de América… Pero me gustaría saber cuántos mexicanos estarían de acuerdo con denominarse “estadounidenses” ellos mismos, cuando su gentilicio lo han tenido muy claro desde siempre y no se presta a confusión con ningún continente.
          La gente de Estados Unidos sí te responde que es de “América” cuando les preguntás por su país, cosa que no escuchás de un sudafricano, aunque ellos también tengan “África” como parte oficial de su nombre.
          No me cabe la menor duda de que bien podría denominarse como un complejo de inferioridad en los latinos, porque es un término colonialista de cabo a rabo desde el siglo XIX con la doctrina Monroe. ¿Cómo no vamos a reaccionar a un término que se popularizó con semejante imperialismo? Estados Unidos de América es parte de América, obvio, pero eso no lo convierte en un país per se.
          Y en cuanto a esa división de Norteamérica y Suramérica, tan anglosajona, me parece desatinada, así como la de Europa y Asia (idea que contradice toda mi educación, pero que ha comenzado a calar más hondo conforme más hablo y conozco gente de otras latitudes).
          En fin, polémica hay para rato, pero de mi parte, yo escogí mi trinchera y defenderé a capa y espada que América es un continente y no un país.
          Saludos y mil gracias por tomarte el tiempo de leer y comentar. ¡Abrazo!

  2. Andrea, me encantó. Muchas gracias por tu historia. Creo que al menos tienes la ventaja de la tecnología, que aunque sea de esa forma tan impersonal, te permite contactarte en la distancia. Supongo que habrá lugares donde no podrás hacerlo, por falta de señal. Yo una vez estuve también sin señal, pero fue hace muchos años cuando no había Internet, y recuerdo que cuando pasaba por el correo de aquel pueblo perdido en el norte de México y habían cartas en mi buzón, me entraba una alegría que me recorría todo el cuerpo y me duraba semanas. Las leía una y otra vez, despacio, para que alcanzara la emoción hasta la siguiente vez. Era el único contacto con “mi patria”. Por cierto, una vez haciendo un trámite migratorio en EE.UU. la oficial de migración me preguntó si yo era americano, por supuesto en inglés y con otra connotación (Are you American?) y le respondí que si, por lo que se sorprendió mucho y de inmediato me preguntó qué hacía entonces ahí. Le dije que era de Costa Rica, en Centro América y que era americano. Se molestó mucho. Por poco me deja sin documentos. Gracias de nuevo.

    • ¡Hola Fabio! Muchísimas gracias por tu comentario. Palabras como las tuyas son las que me dan energía para seguir escribiendo. Es verdad que la tecnología ayuda MONTONES, pero al mismo tiempo sí hay lugares donde la conexión es pésima o simplemente no existe. En China conectarme para mí fue todo un reto, porque aunque hay formas de saltarse el firewall chino, estuve un tiempo en regiones tibetanas y ahí no había internet del todo porque el gobierno lo apagó por un mes porque había revueltas en la zona. ¡Y qué chiva que es recibir cartas! A mí, cuando no había internet, también me encantaba, entiendo muy bien esa sensación de rendirla. Y sí, todos los nacidos en el continente americano somos americanos, le pese a quien le pese, yo por eso a estas alturas me divierto cuando se ponen en varas, porque es la verdad aunque les moleste. Antes yo trabajaba en un call center y cuando me oían que tenía acento, me decían: “I want to to talk to sombedody in America” y yo les decía: “I’m in America. I’m in Costa Rica y se enojaban todos, jajajaja. En fin, muchas gracias por el comentario y la buena vibra. ¡Abrazo!

  3. Hola me encanta tu historia,apesar de todo lo q haz pasado, debe ser increíble toda esa experiencia y x último…Viva Costa Rica!!!! aunque muchos no tengan ni idea de donde queda.

    • ¡Hola Giselle! Qué linda, demasiadas gracias por el comentario y la buena vibra, me alegra mucho que hayás disfrutado el artículo. ¡Un abrazo! 🙂

    • ¡Hola Julio! Muchísimas gracias por el comentario y por enviar buena vibra. Te mando un abrazo y pura vida 🙂

  4. Me encontré el blog por un “share” que hizo una amiga en Facebook en una de mis esporádicas visitas a la página. Te comparto rápidamente mi experiencia siendo tico lejos de casa, aunque si conozco compatriotas que vivan en algunos kilómetros a la redonda; vivo en California desde hace 3 años, estudio allá y ya tengo una vida (digamos) establecida, como fotógrafo de aventura que soy siempre me había gustado la idea de salir a conocer el mundo, pero la oportunidad no se me dio hasta que conocí a cinco gringos locos con los que ahora viajo apenas la universidad y el trabajo nos los permita.
    Te escribo esto desde Tailandia, el pasado 1 de Febrero empecé un viaje por Japón, Malasia, Tailandia e Indonesia con los cinco amigos de viaje, la odisea de explicar donde carajos está Costa Rica es algo tremendo y entiendo lo que vos explicas; el asunto se me complica más por el hecho de que soy un tico que viaja con cinco gringos así que sin importar la circunstancia debo decir “Uuum no, I’m not from USA, I’m from Costa Rica…” para que el 90% de la gente quede con cara de “¿Costa Rica?, ¿Qué es eso?, ¿Se come?”; el otro 10% reconoce haber escuchado del país en 2014 o en “alguien del Real Madrid”.
    Y dejando de lado el tema fronterizo, termina siendo tuanis el hecho de encontrarse con una persona “cualquiera” en el país donde se está y tener la oportunidad de explicar o hablar un poco de Costa Rica (no soy de esos que nada más se enorgullecen del país cada que la sele gana), porque les resulta más interesante saber que conocieron a alguien de Costa Rica que a cinco personas de los Estados Unidos.

    • ¡Hola, Cristopher! Muchas gracias por tu comentario. Estamos los dos entonces del lado asiático. 🙂 Efectivamente, es súper complicado explicar por acá dónde queda Costa Rica y ya me imagino si andás con un quinteto de gringos, jajaja. Pero al mismo tiempo es ciertísimo que a la gente le resulta más interesante escuchar de un país que nunca habían oído mencionar antes que de uno ya “posicionado”. A mí me parece una buena oportunidad sobre todo para recomendar música nacional, “rajar” de que no tenemos ejército (ese es mi trapito de dominguear favorito) y contar curiosidades, como la manera en que damos direcciones o que los choferes de bus usan un cuadrado de espuma para dar los vueltos. En fin, es toda una experiencia y he de decir que me encanta, aunque lo que detesto son las visas y tantas trabas que te ponen para entrar a ciertos países. Por ejemplo: ¿no te dio chicha que para Tailandia tus amigos gringos no tuvieron que hacer ningún trámite y vos sí? Yo cuando decía que iba a sacar la visa para Tailandia, todo el mundo me decía: “¡Pero si para Tailandia no se ocupa visa!” Y yo: “Sí, pero es en que en mi caso #$”@#$&…”. En fin, si pasás por Vietnam, avisá. Seguí disfrutando Asia. ¡Abrazo!

  5. Demasiado buena estuvo, en realidad no acostumbró mucho a leer blogs, me tu historia me atrapó, y más con un buen cafecito jajjaja. Suerte y pues ahí te sigo

    • ¡Hola, Juan Diego!
      Muchas gracias por tu comentario, me alegro MONTONES que mi historia te haya atrapado con el aroma de un buen cafecito. ¡Pura vida y un abrazo! 😉

  6. Hola Andrea me encantó tu relato. Me identifiqué montones, fijate que yo soy salvadoreño pero viviendo ya por 15 años en Costa Rica. Y mucho de lo que mencionas me ha pasado aqui, guardando las distancias obvio. Me he encontrado con gente tica que vivió en El Salvador y se emocionan de saber que vengo de allá así como otra que ni saben donde queda, otros con cierta desconfianza te dicen algo como que allá no van muy bien las cosas. Solía ser muy nacionalista los primeros años aqui, pero al verme solo acá me di cuenta que el nacionalismo solo te encasilla y no te deja aceptar otras corrientes de pensamiento. Ahora soy feliz comiendo gallo pinto y viendo los “levantines” de los toros en diciembre. Lo bueno es que todavía me vuelven loco las pupusas y disfruto las fiestas agostinas.

    Ahora en lugar de elegir entre uno de los dos lugares me siento en casa tanto acá como allá. Me han confundido con cubano, con guatemalteco, con mexicano, y por supuesto con hondureño (el tico tiende a confundir Honduras con El Salvador, todavía no se exactamente porqué). Pienso que las diferencias entre centroamericanos y ticos se dan mucho por prejuicios de ambos lados (a excepción de la relación entre ticos y nicaragüenses que involucra otros aspectos que se salen del tema), lo cierto es que jamás he sido discriminado y lo bueno de viajar es que te enseña que el mundo no es más que eso un mismo mundo! Suerte en tus nuevas aventuras!

    • Hola, Rodrigo:
      Muchas gracias por tu comentario, compañero centroamericano. 🙂
      ¡No perdono que la gente en Costa Rica no sepa dónde queda El Salvador!!!! Y menos que lo confundan con Honduras. Al chile que no, jajajaja. Tengo muy buenos amigos salvadoreños y la cuna de la pupusa debería estar marcada con tinta indeleble en todos los mapas a nivel mundial.
      Me alegro de que te hayás gallopinteado sin dejar de ser salvadoreño, pero ante todo, sin dejar de ser humano. Para mí, no hay nada peor que el nacionalismo. Siempre saca lo peor de la gente. Y, sobre todo, me alegra que nunca hayás sido discriminado porque para mí en Costa Rica la discriminación es un tema preocupante. Me das esperanzas. 🙂
      En fin, mil gracias por tomarte el tiempo para leer y, sobre todo, para comentar.
      ¡Abrazo! 🙂

  7. y a quien le importa de donde venga esta guila? Y si no le gustan que la confundan diay quedese en hatillo!!! quien le dijo que andar de mochilero por el mundo va a hacer facil? Mas bien agradezca que por andar jugando de viva no le ha pasado algo peor en medio de tanto loco que hay en todo lado!!!

    Que varas!!! Decir que ella vive para que la gente sepa donde qued costa rica, como que si importara un pedacillo de tierra tan minusculo!!!

    Y si tienen razon los que le dijeron que es parte de estados unidos, eso somos, el patio trasero del negro obama y su sequito de lunaticos….usted que dice que conoce el mundo deberia haberse dado cuento de eso ya.

    • Hola, Henry:
      Gracias por tu sentido comentario.
      Nadie dijo que andar de mochilero por el mundo es fácil, pero definitivamente es más fácil que quedarse en Hatillo viendo para el ciprés y creyendo que hay un montón de locos sueltos por todo lado. Vivir con miedo… pufffff, yo paso, gracias. Prefiero jugar de viva. Es mejor que jugar de muerta.
      Y los patios traseros tienen su lado bonito. Si no le gusta el suyo, salga. Viera qué tuanis que es afuera, aunque a uno lo confundan.
      ¡Saludos hasta su micromundo!

  8. Andrea,
    No hace mucho descubrí sobreelcaballito.com , me ha gustado muchísimo. Tu forma de contar las historias, tu valentía y coraje. En fin, tu esencia que creo adivinar conforme te leo. Una parte de mí desea haber tenido el coraje de tomar una mochila y aventarme por el mundo. En esta vida ya no será, se me hizo tarde y opto por viajar con cierto comfort, y aunque quisiera , ya los años de este cuerpo físico lo impedirían.

    Conecté con esto de ser la única tica en kilómetros y en mi rechazo al nacionalismo y creencias absurdas como “el país más lindo del mundo” Igual me ha sucedido que cuando digo ser de Costa Rica no tienen idea! En Beijing una persona supo sólo por ” ahhhh soccer!”

    También disfruto taaaaanto cuando un estadounidense me dice que es de América y le respondo: “yo también, ud de cuál país en América” verles la cara!!! No tiene Precio!

    Seguí escribiendo, viajando, compartiendo. Espero tus artículos con ansia y te promuevo entre mis contactos. Das orgullo de género. Gracias.

    • ¡Hola, Marta Eugenia! Muchísimas gracias por tu comentario. 🙂 Me alegra contar entre mis lectores gente que también le gusta viajar (en cualquiera de sus formas) y que entiende que el mundo como un todo que va más allá de fronteras, nacionalismos y un largo etcétera que, al menos desde mi punto de vista, saca lo peor de la gente. Lo cierto es que no somos el centro del universo, sino un rinconcito, nada más, pero uno solo se da cuenta hasta que sale cómo el planeta no gira en torno nuestro. Ese es siempre el límite, lo que uno conoce, pero conforme comienza a conocer más y más, obviamente ese límite se extiende y eso es lo que cura a los estadounidenses de decir que son de “América” y a los ticos de creer que somos famositicos. En fin, mil, mil, MIL gracias por balancearte en el caballito y por el apoyo. Tus palabras me hicieron el día. ¡Abrazote!

  9. Hola!! Me encanto la historia!! Soy de Paraguay, amo viajar. Y creeme, TODAS las veces que salgo un poquito del mercosur, es tan absolutamente tipico que cuando digo de donde soy, me miren con cara de (?) Y repitan: Paraguay?? Mmmm africa?? O bien: ah! Pais chiquito con presidente pobre! (No, ese es URUguay, y su presidente -pobre- era mujica 🙂
    Este año conoci Costa Rica (esa R de los ticos es taaan caracteristica!!) Y me encanta leerte en español “tico”, me recuerda a mis dias alli. La pasamos fantastico. Desearia volver. Pero tengo una larga lista de paises por conocer aun.
    Tambien tengo mas de 30. Y tampoco tengo marido ni hijos. Tengo una profesion que amo y que me permite pausas ocasionales para viajar. Mi meta es conocer todos los paises del caribe (amo el mar caribe, no se que tiene que siento que me hace exorcismo) antes de cumplir los 40. Me faltan aun varios. Pero el año que viene planeo ir a europa… y siento que voy a amar Europa…

    Saludos desde Paraguay!!

  10. Buenísimo Andrea. Me pasó lo mismo viajando por Asia, no se por qué cada vez que decía de donde venía, todos decían Sudáfrica y comenzaba la retahíla de explicar con mapa en mano.

    Ahí andamos como el judío herrante buscando visas imposibles que solo podemos sacar en Cuba o Brasil. No pude ir Etiopía o Tailandia por broncas de este tipo.

    En Tanzania los oficiales de aduanas me veían como animal de circo por el vidrio, mientras se pasaban el pasaporte de mano en mano sin saber que hacer. Al final me dejaron entrar sin cobrarme. 30 min después llamaron al chofer del bus que habían descubierto que “ese” de Costa Rica tenía que pagar. Así que enviaron por el dinero en moto.

    Voy a agregar un punto a la lista: si te atrevés a enviar una postal por el correo a Costa Rica, tenés que dar un tiempo prudencial de 2-3 meses para que llegue (en el caso de que finalmente llegue, cosa que no siempre sucede). Yo me imagino que debe haber algún depósito de correspondencia en Sudáfrica donde llegan todas esas tarjetas “perdidas”. Cuando esté por Sudáfrica voy a preguntar en el correo de allá si saben de nuestra existencia. Imagino que lo deben tener bastante claro.

    Anduve 18 meses y solo encontré un único tico en Santiago de Chile, cuando me atendió en la recepción de un hostal. Solo nos faltó un tamal con salsa Lizano y entonar la patriótica para celebrar de la emoción.

Leave a Reply