Los peores baños del mundo en que haya estado jamás

Standard
¿Alguna vez se han caído dentro de una letrina? Bueno, yo sí, jajajaja. Y nooooooo les miento si les digo que pude ver mi vida pasar frente a mis ojos mientras caía… Asumo que el efecto-de-experiencia-cercana-a-la-muerte debió haberse activado ya desde el momento en que entré al habitáculo en cuestión (una letrina en un parque nacional en Mongolia), porque azufre más, azufre menos, así ha de oler el infierno. Y, en vista de que a como están mis registros actuales yo estoy convencida Lee más [...]

Encuentro cercano con el Dalai Lama

Standard
El Dalai Lama... bueno, es que siendo su vecina, en algún momento me lo tendría que encontrar, aunque no fuera precisamente porque ambos hayamos salido al mismo tiempo a comprar el pan. Así que henos ahí, a un metro de distancia uno del otro, mientras me encuentro arrodillada y rodeada por fervorosos tibetanos y un grupo de españoles con quienes me he sentado para fines de traducción, en el templo de Tsuglagkhang, la residencia oficial de su santidad. Y aunque si bien es cierto que adoro Lee más [...]

Novela tibetana corta (Parte II)

Standard
Capítulo 2: De cómo un festival budista puede tornarse color rojo, indistintamente si es tonalidad comunista o tibetana. El tiempo: 5 de marzo de 1988. La escena: el templo de Tsuglagkhang (de casi imposible pronunciación) en Lhasa, al cierre del festival de Monlam, con unos tres mil o cuatro mil monjes en plena protesta por la libertad del Tíbet. Alrededor de la plaza, soldados chinos apuntándoles con armas. Dos días antes, Jampa Phuntsok, un monje budista, se alzó en medio del festival Lee más [...]

Novela tibetana corta (Parte I)

Standard
Introducción: De cómo soñé con un monje y apareció a la mañana siguiente para el desayuno Caminar por las calles de McLeod Ganj es como caminar entre una biblioteca, de cuyos estantes llenos de libros los personajes se han escapado y pululan por las calles, camino del templo, camino de las clases de inglés conversacional y camino de las terrazas por las cuales se ve respirar a los Himalayas debajo de su manta de nubes, en su temporal sueño monzónico. Todos, todos, TODOS aquí tienen Lee más [...]

Triste historia tibetana (o algunas razones para odiar el estadio nacional).

Standard
Padre, ser tibetano es tan difícil... Esas fueron las últimas palabras de Tandim Tso el 7 de noviembre de 2012, antes de prenderse fuego a sí misma por la libertad del Tíbet. Tenía tan solo 23 años y era madre de un niño de seis. No quisiera ni pensar en lo extrema que debe ser una situación política para llevar a una persona a decidir morir en público de la manera más dolorosa que puedo imaginarme. Pero tengo que hacerlo. He de admitir que antes de venir a McLeod Ganj, sede del Lee más [...]