Y cuando renunció Berlusconi…

Standard
Desde una habitación vacía por el frío del hostal, escucho que Berlusconi ha presentado su dimisión. Es el 12 de noviembre de 2011. Este mismo día, al caer el sol, me marcho yo de Italia. Tal parece que nos vamos juntos, entonces. Empaco mis últimas pertenencias, mientras dejo otras que no me interesa conservar, como las Converse azules ya gastadas, como el jeans de mercado de ropa de segunda mano que solo costó tres euros, como la suéter que usé para salir a correr desde que empezó Lee más [...]

La dimensión vegana

Standard
En el metro en Madrid, específicamente en la estación de Callao, una mujer introduce un palillo chino dentro de la ranura para tarjetas de crédito de una de las máquinas de venta de boletos. Transcurre el primer minuto. Luego, extrae un fino peine, con el que se ha peinado esta misma mañana y, con mayor insistencia, lo introduce en la misma ranura. Transcurre el segundo minuto. Con un gesto de fastidio, saca una licencia de conducir y la introduce de nuevo en la ranura de marras, que a estas Lee más [...]

El Rastro 7 años después…

Standard
La última vez que fui al Rastro, ÉL me compró un espantapájaros en miniatura, con una prótesis de paja. Desde entonces, no había regresado al Rastro, el mercado dominical de Madrid, en 7 largos años. Y dentro de todo, es una suerte: si estuviera siempre al alcance de mi mano y mi bolsillo, difícilmente habría habido fin supremo. Podría gastarme fácil y peligrosamente varios cientos de euros ahí. Literalmente, me gusta un 90% de las cosas que veo. Ropa hippie. Antigüedades. Muñequitos Lee más [...]

De marcha en Madrid

Standard
Ya en el aeropuerto en Madrid, me espera mi súper amiga Sandra, a quien conocí en Tamarindo hace unos meses, cuando como parte de este periodo dadaísta pasé una temporada en la playa aprendiendo sobre genética y genealogía. Actualmente, Sandra tiene su propio fin supremo, pero a la inversa: el escenario que ella ha escogido es Costa Rica, de modo que ambas nos vemos desde distintos lados del espejo. Y es que es lógico: a la hora de viajar, uno busca lo opuesto al lugar en que vive. Si no, Lee más [...]

Madrileando

Standard
Lo dije y lo reitero...Esto de hacer diarios de viaje no es lo mío. Ya el quinto día del fin supremo y heme aquí, anotando hasta ahora... En fin, ¡Madrid ha estado de coña! Mi reconciliación con la madre patria (después del hurto infame del brasileño de mis sueños por una española hija de su madre) es completa. Y es aquí el momento para declarar una vez más que NO tengo bandera. Porque como dirían chespiritamente: no nos hagamos tarugos. Costa Rica un éxito de país verdecitamente Lee más [...]