Viajá con la mujer que es tu madre

Standard
“Mami, ve: yo sé que esto te va sacar un poco de onda, pero ya yo soy una mujer adulta y vos sabés que he hecho muchas cosas. Estamos en Ámsterdam y yo aquí quiero ir a un coffee shop. Te advierto que ahí es donde fuman marihuana y está en el Red Light District, hay muchas putas y travestis, pero todo es legal, vas a ver que es muy tranquilo, no tenés por qué asust…” “¡Jale, jale! ¡Yo quiero ir a ver cómo es!”. Esa entusiasta respuesta la recibí de la misma señora que Lee más [...]

Que lo bueno haga ruido (versión vietnamita)

Standard
“Si yo hubiera descubierto a ese mae en mi balcón, seguro le tiro un zapato, me encierro en mi casa y llamo a la policía”, reacciona una de mis mejores amigas por Skype, mientras me encuentro (en el balcón de marras dicho sea de paso) hablando con ella acerca del día en que salí a la terraza de mi casa y me encontré con un mae que no conocía en medio de mi balcón. En ese momento, tuve una epifanía: es rajado cómo a mí se me ha desactivo el chip de la desconfianza que muchos llevamos Lee más [...]

Cuando viajar ya no es suficiente

Standard
A mí siempre me pasa lo mismo con el cereal: compro una marca X y desayuno ese tipo de cereal, todas las mañanas, por semanas y semanas, hasta que me harto. Zucaritas-Zucaritas-Zucaritas. Special K-Special K-Special K. Rice Krispies-Rice Krispies-Rice Krispies. Y así con todo. Descubro una canción nueva y la oigo, la oigo, la oigo hasta que descubro en el iTunes que escuché Copenhagen de Vetusta Morla 226 veces y que por eso no debería sorprenderme de que ya no la pueda escuchar más. Lo Lee más [...]