No. Yo no soy Charlie

Standard
Osadamente, me bajo del avión y me subo al bus con la cabeza descubierta. Algo que hago normalmente desde que tengo memoria, excepto en los días imposiblemente pasados por agua del trópico húmedo del cual provengo, cuando solo hay gorra que valga ante la indomabilidad capilar. Pero hoy, hoy es diferente. Hoy llevar la cabeza descubierta significa rebeldía. Irreverencia. Insurrección. O al menos, eso pienso yo. Hoy es diferente porque me encuentro en el aeropuerto de Riyadh. La historia Lee más [...]

Entonces, queridísimos lectores… ¿en qué nos habíamos quedado?

Standard
Ah sí: en que nací un 16 de enero de 1981 y 26 años después, el jueves 13 de septiembre de 2007, un sujeto en motocicleta, que irrespetó una señal de alto alrededor de la 1 p.m., en el cruce entre la calle Uruca y la avenida principal de Pavas al oeste de la ciudad de San José (o, como daríamos la dirección en Costa Rica, en la esquina 100 metros al este del Pollo Cervecero) me cambió la vida. Yo nunca lo llegué a conocer. Ni sé cómo se llama. Es más, yo ni siquiera estaba ahí: en Lee más [...]

Cuando la sangre mancha tu torre de marfil…

Standard
Me levanto por la mañana. En mi ventana se ve el sol, los Alpes y todas esas casas bonitas francesas, mucho mejores que la mía, que son de bienestar social (¡PLOP!). Abro el Facebook, para ver si hay un mensaje de ÉL (eres...cuando despierto lo primero eso eres...). Mis amigos ticos discuten si ir a ver el partido Costa Rica-Argentina con una camiseta celeste es ser vendepatrias, si Messi es un pedazo de mierda canonizado, si La Volpe ha hecho un buen trabajo con la Sele o no... Ese es el tema Lee más [...]