Cómo viajar en el Transiberiano bueno, bonito y barato

Standard
Cancel ticket. Y fue así como una noche, mientras escuchaba a una muchacha hablar por Skype sobre el Transiberiano, decidí cancelar el tiquete de avión a Alemania desde China que ya tenía comprado y le di clic a ese botón. Nunca le vi la cara a esta chica, porque ella se encontraba en el camarote de arriba en el hostal en Lijiang, China, y yo en el de abajo, pero tendría que agradecerle el haberme empujado al vagón del Transiberiano con esa charla trasnochada que no me dejaba dormir (¡ah, Lee más [...]

Viajá con la mujer que es tu madre

Standard
“Mami, ve: yo sé que esto te va sacar un poco de onda, pero ya yo soy una mujer adulta y vos sabés que he hecho muchas cosas. Estamos en Ámsterdam y yo aquí quiero ir a un coffee shop. Te advierto que ahí es donde fuman marihuana y está en el Red Light District, hay muchas putas y travestis, pero todo es legal, vas a ver que es muy tranquilo, no tenés por qué asust…” “¡Jale, jale! ¡Yo quiero ir a ver cómo es!”. Esa entusiasta respuesta la recibí de la misma señora que Lee más [...]

Nunca saber dónde podés terminar… o empezar

Standard
Muévete y el camino aparecerá -Proverbio Zen Queridísimos lectores: El caballito ha estado bastante quieto, empolvándose en el rincón. Ese, de todas maneras, suele ser el destino de los juguetes de antaño, de esos que ya no se usan porque las responsabilidades de gente grande los fueron relegando a la esquina de las cosas que siempre pueden esperar o que, por obsoletas (como suelen ser los caballitos de madera) se dejan de usar. Así que volverme a subir al caballito y escribir Lee más [...]

A mis 33 años, a mí nadie me quita lo bailado

Standard
Cada vez que se acerca mi cumpleaños, que coincide con las etílicamente célebres fiestas de Palmares, con la económicamente deprimente cuesta de enero y cada cuatro años, como este, con alguna campaña electoral vergonzosa y bisiesta, me siento a meditar sobre el curioso y profundo fenómeno del tiempo. ¡Pufffff! Vaya ahuevazón... Diay sí, lo admito. No soy precisamente una fan de mis cumpleaños. Para comenzar, me cuesta saber cómo reaccionar cuando el reflector está sobre mí por 24 Lee más [...]

Dolor y dinero

Standard
2.37 a.m. A mi lado, Alma, una perra de distinguido estrato social germano, duerme bajo el edredón. De vez en cuando se levanta y me mira con aire de superioridad; pienso que en otra vida debió haber sido una dama antigua de orgulloso linaje y que en esta reencarnación canina se lo sigue creyendo, en vista de su pésima relación con los otros huéspedes del hotel y por la manera en ángulo de 90 superiores grados en que me observa. Intuyo que sabe que soy una proletaria del siglo XXI, que Lee más [...]