A mis 33 años, a mí nadie me quita lo bailado

Standard
Cada vez que se acerca mi cumpleaños, que coincide con las etílicamente célebres fiestas de Palmares, con la económicamente deprimente cuesta de enero y cada cuatro años, como este, con alguna campaña electoral vergonzosa y bisiesta, me siento a meditar sobre el curioso y profundo fenómeno del tiempo. ¡Pufffff! Vaya ahuevazón... Diay sí, lo admito. No soy precisamente una fan de mis cumpleaños. Para comenzar, me cuesta saber cómo reaccionar cuando el reflector está sobre mí por 24 Lee más [...]

Cuando la sangre mancha tu torre de marfil…

Standard
Me levanto por la mañana. En mi ventana se ve el sol, los Alpes y todas esas casas bonitas francesas, mucho mejores que la mía, que son de bienestar social (¡PLOP!). Abro el Facebook, para ver si hay un mensaje de ÉL (eres...cuando despierto lo primero eso eres...). Mis amigos ticos discuten si ir a ver el partido Costa Rica-Argentina con una camiseta celeste es ser vendepatrias, si Messi es un pedazo de mierda canonizado, si La Volpe ha hecho un buen trabajo con la Sele o no... Ese es el tema Lee más [...]