Innsbruck noch einmal

Standard
Contaba los días. Deseaba con todas las ganas regresar. Estar rodeada de nuevo por esas montañas imponentes, de rompecabezas de Milton Bradley. Una ciudad encallada en el útero de cordilleras de topes nevados, ni muy grande ni muy pequeña, de tamaño justo, con ese alemán flotando por sus calles y que yo casi ni entiendo, pero que me gusta casi tanto como le pudo haber gustado al mismísimo Goethe. Austria, el país que posiblemente me ha encantado más en este viaje. El Tirol, una de las zonas Lee más [...]

El eterno resplandor de una mente sin recuerdo

Standard
"Andrea Aguilar-Calderón anhela el eterno resplandor de una mente sin recuerdo". Esa soy yo, hace un año exactamente, a punto de comenzar septiembre. Bendita aplicación nueva del Facebook, que te recuerda qué pensabas hace un año. ¡No me había percatado hasta ahora de que todos los septiembres me los paso tratando de olvidar a alguien! Septiembre del 2008: yo, a punto de mudarme a los Estados Unidos, intentando olvidar a Ricardo. Septiembre del 2009: yo, en Mozambique, intentando olvidar Lee más [...]

Un dulce y solitario reino llamado Tallinn

Standard
Tallinn... El nombre casi suena como de cuento: "Érase una vez un reino muy, muy lejano, llamado Tallinn...Un reino donde no se ocultaba el sol". En mi primera noche en Estonia,  después de cuestionarme por qué nunca se apaga la luz  donde duermo, me percato de que es porque no llega a anochecer del todo en un verano cada vez más próximo a estas latitudes que respiran el aire helado del polo norte. Realmente es un reino muy, muy lejano... Un reino tan lejano como sólo puede serlo uno Lee más [...]

Mis impresiones sobre Riga, Letonia

Standard
Beautiful Riga... Ese es el lema que han escogido en la capital de Latvia para promover una ciudad que yo, tal y como sucedió con Vilnius, no sabía ni dónde estaba en el mapa en mi ignorancia centroamericana. Y efectivamente: se convertirá en una de las sorpresas del viaje. Supongo que ese es el fascinante chiste de lo desconocido: mientras que ciudades como Helsinki, de la cual yo esperaba un encanto misterioso y escandinavo, o como Zurich, que según yo iba a ser Suiza en su máxima expresión Lee más [...]

Cartagena 13 años después

Standard
Hoy vamos para Cartagena, a juntarnos con Diego, también de la Ruta. Él pasa por mí alrededor del mediodía a casa de Graciliano: te recojo en 13 minutos, me ha puesto en el mensaje de celular. 13 era el número de su grupo en la Ruta. 13 los años desde que nos conocimos. 13 el día del cumpleaños de Ricardo. 13 el número de mala suerte por antonomasia. Luego, pasamos con Beltrán para conformar el trío dinámico y emprendemos el viaje. Como todo entre nosotros siempre es como una película, Lee más [...]