Qué fea es la palabra “indocumentado”

Standard
-¡Muchacha, muchacha! Se le olvida su bolsa con vómito. La frase es tan, pero tan extraña, que termino por tragármela con empatía por la desgracia ajena y en su lugar queda sólo el silencio, que ha sido y será, por siempre, lo único que se escuche en esta escena inaudita. Porque silencio es todo lo que ha habido, como si yo, desde el asiento del autobús, estuviera mirando una película muda. La pobre chica, sin lugar a dudas, ha tenido el que podría considerarse el peor viaje de su Lee más [...]

Desde lejos, se le parecía tanto…

Standard
Hasta ese momento, él había sido sólo palabras. Palabras sin rostro. No es que sea algo totalmente malo. Por eso la literatura es literatura: cada quien puede imaginarse a los personajes como quiera y, aunque el escritor lo describa con puntos y lunares, arrugas y comas, en la mente del lector ese personaje siempre tendrá rostros diferentes, según lea cada quien las líneas que lo acarician. El problema es cuando ni siquiera el escritor tiene claro cómo luce ese personaje. Y el problema Lee más [...]

Y así fue como Myanmar me hizo cosquillas

Standard
¿Ustedes se acuerdan de la primera vez en que les hicieron cosquillas? Yo no (aunque sí me acuerdo de cuando gateaba y, a pesar del abismo temporal cada vez más ancho, el recuerdo de esa niña aún sabe saltarlo y seguir gateando hasta mi memoria). En fin, las cosquillas tuvieron que haber sido uno de los descubrimientos más importantes de nuestras vidas: explorar cómo reírte a través de los sentidos. A partir de ahí, quienes estaban a tu alrededor tuvieron que haberse dado cuenta también Lee más [...]

No. Yo no soy Charlie

Standard
Osadamente, me bajo del avión y me subo al bus con la cabeza descubierta. Algo que hago normalmente desde que tengo memoria, excepto en los días imposiblemente pasados por agua del trópico húmedo del cual provengo, cuando solo hay gorra que valga ante la indomabilidad capilar. Pero hoy, hoy es diferente. Hoy llevar la cabeza descubierta significa rebeldía. Irreverencia. Insurrección. O al menos, eso pienso yo. Hoy es diferente porque me encuentro en el aeropuerto de Riyadh. La historia Lee más [...]

Nunca saber dónde podés terminar… o empezar

Standard
Muévete y el camino aparecerá -Proverbio Zen Queridísimos lectores: El caballito ha estado bastante quieto, empolvándose en el rincón. Ese, de todas maneras, suele ser el destino de los juguetes de antaño, de esos que ya no se usan porque las responsabilidades de gente grande los fueron relegando a la esquina de las cosas que siempre pueden esperar o que, por obsoletas (como suelen ser los caballitos de madera) se dejan de usar. Así que volverme a subir al caballito y escribir Lee más [...]