La ciudad en que el reloj se detuvo a las 2:28 p.m.

Standard
Este post va dedicado a mi hermano Sergio, quien es ingeniero civil y de quien estoy muy orgullosa, aunque no se lo diga muy seguido y lo joda porque es la única persona que puede demostrar pasión al hablar de algo tan aburridamente técnico como concreto y postensado.   El reloj se detuvo a las 2:28 p.m. Se detuvo para Gong Tianxiu, una empleada del Banco de Agricultura de Beichuan, cuando entre los escombros escuchó las últimas palabras de su marido, quien estaba a punto de morir Lee más [...]

El cementerio de la mafia rusa

Standard
-¿Por qué, por qué, POR QUÉ tenemos que ir a ver esa película? -Es tuanis. Ya vas a ver. -No creo. Es una pura matazón. -Es de la mafia rusa. -¿Y qué con la mafia rusa? -Es de mis mafias favoritas. Les presento a mi exnovio, al que le gusta la mafia rusa. ¿O es que ustedes siempre han tenido novios normales? Es de él, por cierto, de quien me acuerdo mientras camino por el cementerio de Shirokorechenskoe Kladbishe (cuyo nombre aprendí a escribir gracias al prodigioso Lee más [...]

El sendero más peligroso del mundo

Standard
A Cesarín, mi honorable compañero González, quien me lavó la jupa con esta idea y con muchas otras palabras de aliento que me hacen seguir adelante, no importa cuántas gradas haya en mi camino. ¿Les ha pasado que un día ven un video en Facebook o uno de esos artículos tipo 41 lugares que ver antes de morir y dicen: “Mae, hijueputa yo si no voy ahí”? Pues bueno, hace un par de años (o creo que un poquito más) mi amigo del alma César González posteó un video en Facebook titulado Lee más [...]

Y ese fue el primer viaje…

Standard
Este post va dedicado a todos quienes vivieron esta aventura conmigo y que son personajes recurrentes en la novela de mi vida. Porque son de mis personajes favoritos. Casi 20 años más tarde, mientras camino por las calles de Lijiang, en el suroeste de China, se me viene a la mente que, si hubiera entrado por la puerta de ese baño unos cuatro minutos antes, eso quizás jamás hubiera ocurrido. Lo digo porque fue más o menos en ese lapso de tiempo en que me di cuenta de lo mucho que me urgía Lee más [...]

Viajá con la mujer que es tu madre

Standard
“Mami, ve: yo sé que esto te va sacar un poco de onda, pero ya yo soy una mujer adulta y vos sabés que he hecho muchas cosas. Estamos en Ámsterdam y yo aquí quiero ir a un coffee shop. Te advierto que ahí es donde fuman marihuana y está en el Red Light District, hay muchas putas y travestis, pero todo es legal, vas a ver que es muy tranquilo, no tenés por qué asust…” “¡Jale, jale! ¡Yo quiero ir a ver cómo es!”. Esa entusiasta respuesta la recibí de la misma señora que Lee más [...]